Alamón. El artista y su circunstancia

  • Peso: 1,1 kg
En existencia
Oferta especial
Producto nº: AD21
No. de artículos en existencia: 500
Precio sin IVA: $ 1.500,00
Precio (IVA incluido).: $ 1.830,00

Alamón. El artista y su circunstancia

(ediciones abrelabios, 2014)

ISBN 978-9974-649-35-4

Formato de página: cm. 19 x 27,5

Cantidad de páginas: 264

Tiraje: 1000 ejemplares

Reproducciones de obras de Alamón: 151

 

Es la mayor recopilación de información sobre la vida personal, obra y crítica del artista plástico Gustavo Alamón.

 

Arte de portada:
«Poder globalizado» de Gustavo Alamón (collage, cm. 75 × 100)

Reelaboración de textos (en colaboración con el autor):
Wilson Javier Cardozo

Fotografía (de las obras):
Zenia García Ríos

Archivos de referencia:
familia Alamón

Investigación y revisión histórica:
Wilson Javier Cardozo

Traducciones:
Sebastián Díaz

Corrector de traducciones:
José Luis Machado

Diseño y diagramación (en soporte papel) y diseño web:
equipo abrelabios

Cuidado de la edición:
Zenia García Ríos

 

Elisa Roubaud:

El pintor consigue trasmitir la intrincada problemática del hombre moderno, acuciado por necesidades que lo obligan a esconder su verdad interior, mucho más dramática. Los hombres se han vestido de hierro en la pintura de Gustavo Alamón.

Alicia Haber:

Con esta iconografía, este pintor uruguayo reacciona contra los excesos y peligros de la primacía de lo mecánico, el desarrollo esterilizante de un pragmatismo sobrevalorado y la crisis axiológica de la sociedad contemporánea.

Carlos Caffera:

Al considerar la obra pictórica de Alamón se verifica que lo central en ella es la desnaturalización de algunos hombres que viven un presente fragmentado y en crisis de valores. Tensionados en su existencia por panoramas conmocionantes y manipulaciones diversas, lentamente han caído deformándose como personas.

Mario Delgado Aparaín:

Cualquiera reconocerá instintivamente, en esas inquietantes criaturas de emotividad muerta y remaches bruñidos, la constante endémica de nuestros años recientes, los lugares comunes de la alienación, la deshumanización vigilante, el autoritarismo a ultranza ejercido por determinados tipos humanos sobre otros.

Washington Benavides:

Alamón encontró en sus robotes y artefactos, la respuesta exacta que todo artista busca –empecinadamente– con su obra. Respuesta a los empujes de su mundo interior en conflicto con la zozobra contemporánea. Respuesta a las urgencias de vivir en un tiempo con péndulo neutrónico.

Jorge Arbeleche:

Nadie, luego de ver esta obra, saldrá indemne. El artista nos hace partícipes de ese juego de títeres y titiriteros. Como en toda auténtica creación de arte, el artista y el espectador participan aquí de una misma conmoción espiritual inducida y conducida por el creador con sobrecogedora maestría.